Los faraones más grandes de Egipto

Los faraones más grandes de Egipto

>

Este video muestra el reinado de algunos de los más grandes faraones egipcios entre 1350 y 1070 a. C. (durante el Reino Nuevo). También muestra ejemplos de monumentos y obras de arte que corresponden al gobierno de los faraones durante el período.


Ahmose probablemente tenía solo 10 años cuando se convirtió en faraón. A pesar de su tierna edad, Ahmose se convertiría en uno de los grandes gobernantes de Egipto. Durante su reinado, Ahmose expulsó a los hicsos de la región del Delta, restauró el dominio de Tebas sobre toda la nación y expandió su imperio al retomar los antiguos territorios egipcios en Canaán y Nubia. También fundó la XVIII Dinastía.

Poco después de tomar el trono, Ahmose luchó contra los hicsos y destruyó a sus aliados en el Medio Egipto. Después de capturar la capital tradicional, Memphis, Ahmose atacó la capital de los hicsos, Avaris. Tuvo éxito en los ataques por mar y tierra, pero tuvo que ir al norte para reprimir un levantamiento. Lo logró, regresó a Avaris, la capturó, persiguió a los hicsos hasta la Palestina actual y los derrotó después de un asedio de tres años.

En lugar de avanzar más hacia Palestina, avanzó hacia Nubia y se benefició de las minas de oro que encontró allí. Con fronteras seguras, Ahmose estableció una administración en la que podía confiar y recompensó a los soldados leales y simpatizantes con donaciones de tierras. El siguiente paso fue reabrir las minas de cobre en el Sinaí y reanudar el comercio con las ciudades ubicadas en la costa de Siria.

Ahmose no fue solo un comandante militar supremo, también encontró el tiempo para apoyar las artes y se construyeron una variedad de estructuras impresionantes durante su reinado. Sin embargo, su programa de construcción probablemente solo comenzó después de la derrota de los hicsos, lo que significa que no habría durado más de siete años. Como consecuencia, gran parte del trabajo iniciado durante su reinado habría concluido durante la era de su sucesor, Amenhotep I.

Aunque la calidad de la artesanía no es igual a la de los Reinos Antiguo o Medio, el material utilizado era de calidad superior al del Segundo Período Intermedio. La fabricación de vidrio probablemente comenzó durante el reinado de Ahmose & rsquos y el faraón también construyó varios templos para los dioses en el Alto Egipto. Su pirámide en Abydos fue descubierta en 1899, pero es posible que inicialmente fue enterrado en el área de Dra Abu el-Naga antes de ser trasladado a Deir al-Bahari para protegerlo de los ladrones de tumbas.

Thutmose-III-Luxor-Museum (U3A Vall del Pop)


La película utiliza entrevistas de historiadores, recreaciones a través de CGI, imágenes de lugares y evidencia arqueológica y científica para contar la historia de estos monarcas egipcios. [2] Ha sido puesto a disposición para uso educativo por A & ampE, [3] y ahora se está utilizando en cursos de antropología y arqueología en colegios y universidades, como la Universidad de Vermont, [2] Universidad Estatal de San Francisco, [4] Instituto Oriental de Chicago, [5] Universidad de Pennsylvania, [6] y Universidad de California, Berkeley, [7] así como universidades más pequeñas como Blue Ridge Community College. [8] Está disponible en las bibliotecas públicas de los Estados Unidos, [1] [9] [10] [11] y en archivos como La Bibliographie nationale française. [12]

La serie documental Los faraones más grandes narra las vidas de los hombres y mujeres que construyeron y mantuvieron las dinastías egipcias y los recursos y el poder del antiguo Egipto. Se incluyen imágenes del complejo piramidal recientemente inaugurado del faraón Sneferu y del antiguo cementerio de Abydos, rara vez visto. [13]

Sigue el nacimiento de la civilización egipcia y los orígenes de los faraones y su legado de las pirámides. Comienza con la historia de cómo el primer faraón, el guerrero Narmer, unió el Alto y el Bajo Egipto y comenzó la primera dinastía. Cubre Narmer, Hor-Aha, Sneferu y Khafre. [14]

Para 2180 a. C., casi 1.000 años después del primer faraón, los egipcios habían logrado avances en la ciencia, el arte y la tecnología y habían construido lo que podría decirse que era la cultura más avanzada en ese momento en la historia civilizada. Sin embargo, el Reino Antiguo comenzó a decaer cuando un niño se convirtió en faraón. Hubo siglos de caos antes de que Egipto renaciera bajo una serie de faraones con inclinaciones militares que establecieron el Nuevo Reino. Cubre Menkaura, Pepi II, Mentuhotep II y Ahmose I. [15]

En 1353 a. C., Egipto volvió a ser estable, con gran parte de la prosperidad del Reino Antiguo. Sin embargo, la ascensión de Akhenaton trajo una nueva crisis. Akhenaton fue calificado de hereje por la historia debido a sus intentos de transformar la religión de Egipto, pero también fue considerado notable por la forma en que compartió el poder con Nefertiti. Abarca Amenhotep IV (Akhenaton), Tutankhamon, Ay y Seti I. [16]

Considerada por los historiadores como la era más grande del Imperio Nuevo, comenzó en 1279 a. C., cuando Ramsés II asumió el trono. Ramsés II es recordado por la historia como Ramsés el Grande. Los grandes faraones de Egipto La serie concluye con una mirada en profundidad a su reinado de 67 años. Lideró conquistas extranjeras y se embarcó en lo que se considera el programa de construcción más ambicioso desde las Grandes Pirámides, restaurando antiguos monumentos y erigiendo innumerables nuevos. El programa concluye con la vida y muerte de Cleopatra como el último faraón. Cubre Ramsés II, Ramsés III y Cleopatra VII. [17]


Desenvolviendo a los faraones

Tanto los adultos como los niños están fascinados por la civilización egipcia. Pero la mayoría de los arqueólogos modernos han intentado últimamente usar la cronología egipcia para disputar el registro bíblico. Los libros de texto y videos seculares desafían la fe de los estudiantes y desacreditan el relato bíblico del Éxodo. Aquellos que deseen defender la exactitud de la Biblia ahora tienen una herramienta increíble en este libro emocionante que proporciona una confirmación convincente del relato bíblico.


Un paso al frente

Djoser. No es demasiado conocido a diferencia de los dos anteriores, pero todos deberían conocer la pirámide escalonada. Bueno, eso & # x2019s donde fue enterrado Djoser. Djoser tomó la sencilla tumba de mastaba de los antiguos reyes y la transformó en este edificio monumental que todos conocemos hoy como la pirámide escalonada de Saqqara. Djoser originalmente tenía una tumba normal, pero luego creemos que siguió viviendo, más allá de la edad predicha de él y la mayoría de los faraones en ese momento. Esto en sí mismo fue un milagro y marca la tendencia aquí para Djoser. Algo que todavía desconcierta a los egiptólogos de hoy, ¿cómo construyó tan alto? Hay muchas teorías, pero ninguna está escrita en piedra, no solo cómo lo hizo, sino cómo pensó en esto, cómo planeó los intrincados túneles debajo de la pirámide y todo en una época en Egipto donde no había textos. escrito en las paredes y casi ninguno escrito en papiro. Este hombre era un genio tecnológico. Comenzó una nueva era de Egipto que aún se mantiene hoy, una de las maravillas del mundo derivada de su brillante diseño. Y todo esto con poca escritura, lo que no solo habría dificultado enormemente dar instrucciones, sino que tampoco nos da idea de cómo creó esta obra maestra. Una vez más, sin embargo, debemos considerar a Djoser como un faraón en general. A pesar de ser un genio tecnológico que lanzó a Egipto a una nueva era, no trajo riqueza, prosperidad ni seguridad a través de la conquista de rivales, por lo que debemos seguir buscando.

Una de las construcciones monumentales de Ramsés el Grande y aposs en Abu Simbel.


Los 10 reyes faraones más famosos de la historia antigua

La civilización egipcia se ha construido durante milenios. De la civilización más influyente de Egipto es la de los faraones. Es una etapa única, en la que se lograron grandes logros y aún ambigua para la ciencia moderna. El pueblo y los gobernantes de esa época contribuyeron mucho al progreso de su país. De los gobernantes más famosos del antiguo Egipto, te traemos una lista de los 10 mejores.

10 Tutmosis III:
Thutmosis III es el sexto faraón que pertenece a la XVIII dinastía. Él era el gobernante de Egipto junto con su madrastra Hatshepsut. Además, también se desempeñó como líder del ejército de Hatshepsut y era muy conocido por su coraje y como un valiente rey guerrero. No prestó atención a su seguridad cuando libró la famosa batalla de Meguido, que ganó y luego al Kadesh.


11 faraones famosos

Hace miles de años, se creía que los faraones eran las encarnaciones mortales de los dioses de la Tierra. El Faraón era & # 8216El Hijo de Ra & # 8217, & # 8216 Señor de las Dos Tierras y & # 8216 Sumo Sacerdote de Cada Templo & # 8217. Estos monarcas egipcios eran líderes políticos y religiosos encargados de mantener el orden. Desde entonces, muchos de sus secretos se han perdido en el tiempo (o en los asaltantes de tumbas), pero si hay algo que los arqueólogos han reconstruido a partir de sus antiguos emoticonos y fotos de gatos, es que los faraones de Egipto eran muy humanos.

El antiguo Egipto está en los libros de récords por ser la civilización más antigua del mundo antiguo. Aunque no fue la primera civilización, fue una de las más grandes y poderosas, en parte gracias al próspero río Nilo. En el transcurso de su locura Tres millennial historia, los antiguos egipcios allanaron el camino para: el arte moderno, la arquitectura, la moda e incluso la economía (por extraño que parezca, comerciaron con miel como moneda en un momento).

Los egipcios creían en múltiples dioses que tomaban formas extrañas y animales, y tenían nociones aún más extrañas del más allá. A lo largo de los siglos, desarrollaron toda una cultura basada en la preparación para el viaje después de la muerte. Incluso tenían el equivalente a un jugador de videojuegos & # 8217s guía con instrucciones paso a paso a través de los obstáculos del laberinto del inframundo & # 8217s.

Esta obsesión por la vida después de la muerte llevó a la creación de las pirámides, construidas como tumbas para los faraones & # 8211 templos enormes, intrincados, repletos de cualquier cosa y todo lo que un Rey momificado podría necesitar en su resurrección, excepto una cocina. lavabo. Ya sabes, una despensa completamente equipada, un montón de tesoros, mascotas petrificadas e incluso todo un equipo de sirvientes vivos enterrados, todo funciona. (Haga clic aquí para obtener más información sobre la mitología egipcia)

La historia del antiguo Egipto se divide en tres períodos diferentes: el Reino Antiguo, el Reino Medio y el Reino Nuevo, que curiosamente es aún más antiguo que la mayor parte de la historia registrada. En el transcurso de un buen 3,100 años y alrededor de 30 dinastías hubo aproximadamente 333 faraones, pero debido a terribles recuerdos culturales y una mala gestión aún peor de los artefactos históricos, solo tenemos un puñado de pistas sobre unos pocos de estos infames faraones & # 8230

Hace unos buenos 5000 años, (más o menos un siglo) había un hombre llamado Escorpión& # 8230 no debe confundirse con el personaje de Mortal Kombat o esa película protagonizada por Dwayne & # 8216The Rock & # 8217 Johnson. Este tipo fue un rey o cacique del Alto Egipto durante el período proto-dinástico. ¿Cuál es el período proto-dinástico, preguntas? Bueno, ese es el período anterior al período dinástico del Antiguo Egipto, también conocido como la época de los faraones y esas cosas.

Nota al margen: vale la pena señalar que el Alto Egipto en realidad se refiere a la región sur del Nilo, mientras que el Bajo Egipto, por alguna razón, se refiere al Norte geográfico y # 8230 simplemente porque sí.

El Rey Escorpión o Escorpión II es una de las primeras reglas egipcias, representada en el arte de la época. La mayoría de los egiptólogos (no, yo no inventé ese término) le dan crédito a este tipo Escorpión por unir los Reinos Superior e Inferior, pero debido a la completa falta de registros, no se sabe mucho acerca de esta persona Escorpión, incluyendo pero no limitado a a donde está enterrado.

Mucho queda todavía a la especulación, por ejemplo:

  • Puede o no haber sido el sucesor de Ka
  • Puede o no haber recibido el nombre de la diosa escorpión Serket.
  • Puede que haya sido o no el primer faraón de la primera dinastía.
  • Hey puede que haya sido o no la misma persona que Narmer y / o Menes
  • Oye, puede que haya existido o no en absoluto

Fundador de la Cuarta Dinastía, Sneferu era más conocido por sus esfuerzos arquitectónicos, sobre todo la pirámide doblada& # 8230 una pirámide que casi se derrumba sobre sí misma desde la empinada pendiente, lo que obliga a los constructores a ajustarse a la mitad. También construyó el Meidum y las pirámides rojas de Dahshur.

Keops, hijo de Sneferu, decidió superar a su padre cuando encargó la Gran Pirámide de Giza, una de las últimas Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Conoces la pirámide de Stargate, que recientemente se descubrió que estaba ligeramente desequilibrado. A pesar de que todavía queda mucho para la especulación, hay algunas cosas que sabemos con certeza sobre las Grandes Pirámides:

    Las pirámides eran básicamente tumbas de gran tamaño dedicadas al ego de Faraón y # 8217
  • Lo siento Ben Carson, nunca se usaron para el almacenamiento de granos
  • Las pirámides estaban originalmente cubiertas de piedra caliza blanca y oro, que desde entonces ha sido despojado por turistas codiciosos durante los últimos 4.000 años.
  • La pirámide de Keops y la # 8217 tardó unos 20 años en construirse
  • Las pirámides se construyeron sobre un laberinto subterráneo de túneles conocido como necrópolis.
  • Es un error pensar que los esclavos construyeron las pirámides; en realidad, existen registros que indican mano de obra remunerada.
  • No, los extraterrestres tampoco los construyeron, a pesar de lo que afirma el canal de Historia.

Pero, ¿esconde un arma secreta de Decipticon?

Keops se recuerda de manera muy diferente a los informes contradictorios, algunas inscripciones afirman que fue un gobernante piadoso y generoso, mientras que los historiadores griegos (como Herodoto) lo llamaron un tirano cruel. Curiosamente, hay & # 8217s sólo una representación restante de él: una estatua de marfil de 3 pulgadas de alto & # 8230


Pepi II (Sexta Dinastía, Reino Antiguo) fue, con mucho, el monarca egipcio gobernante más largo con 94 años. La primera mitad de la regla de Pepi & # 8217 fue próspera, la segunda mitad & # 8230 no tanto. La regla de Pepi & # 8217 terminó en un desorden económico debido a que prácticamente no hubo supervisión. Su gobierno marca el fuerte declive del Reino Antiguo.

Todo lo que queda de Pepi & # 8217s pirámide & # 8230

5. Hatshepsut

Hatshepsut, la hermana / esposa de Thutmosis II, fue una reina egipcia que gobernó como un & # 8216 & # 8217 durante décadas, llegando incluso a vestirse como un hombre con una barba falsa. Después de la muerte de Thutmose & # 8217, Hatshepsut se hizo cargo del negocio familiar como el quinto faraón de la octava dinastía y marcó el comienzo de uno de los períodos más prósperos de la historia de Egipto. Su esposo / hermano, por otro lado, fue rápidamente olvidado.

Hatshepsut, como muchos faraones, a menudo se representa como esbelto e idílico en el arte y las estatuas egipcias, pero la evidencia arqueológica sugiere lo contrario. Una dieta constante de pan, miel y cerveza la dejó obesa y diabética.

6. Amenhotep IV, también conocido como Akhenaten

Amenhotep IV fue el faraón de la XVIII dinastía del Imperio Nuevo. Amenhotep se obsesionó con adorar a Atón: un dios del sol. Cerca del Templo de Karnak en Tebas, erigió varios edificios masivos dedicados a Atón y afirmó que todos los demás dioses egipcios estaban debajo de él. Para colmo de males, cambió su nombre a Akhenaton y afirmó ser el espíritu viviente de Atón.

Akhenaton básicamente intentó borrar el Panteón egipcio en lugar de una religión monoteísta basada en & # 8230 él mismo. Como se puede imaginar, esto fue contraproducente horriblemente, especialmente considerando que su gobierno hasta ese momento se basaba completamente en la religión del estado. Esto desestabilizó completamente el Reino. Después de su muerte, los faraones que lo siguieron hicieron todo lo posible para revertir sus reformas y borrar el nombre de Akhenaton de la historia.

7. Tutankamón

A pesar de ser uno de los faraones más famosos, sabemos muy poco sobre el rey Tut. Su tumba fue descubierta en 1922 y fue la mejor conservada entre las descubiertas en el Valle de los Reyes. Sabemos que murió alrededor de los 19 años, pero existen múltiples teorías sobre cómo murió: ¿fue asesinado, fue un extraño accidente o fue asesinado por un hipopótamo? Los escaneos de radar descubrieron recientemente pasajes ocultos sin abrir dentro de la tumba de Tutankamón & # 8217, por lo que tal vez tengamos más respuestas pronto & # 8217

8. Ramses II

Ramsés II o Ramsés el segundo (XIX Dinastía, Reino Nuevo) era hijo de Seti I y es considerado por muchos como el mayor y el peor faraón que jamás haya existido. Tenía más de 100 hijos con unas 200 esposas y más estatuas de sí mismo que Kim Il-Sung. El poema & # 8216Ozymandias & # 8217 se basa en él y algunos sugieren que él es de hecho el faraón del libro bíblico de éxodo

Ramsés estaba completamente obsesionado con hacerse un nombre, incluso si eso significaba atribuirse el mérito de las cosas que no hacía. Si construir varias ciudades con su nombre no era suficiente, incluso tenía un museo dedicado a su grandeza: El Ramesseum. A lo largo de su reinado, tacharía los nombres de los faraones anteriores y escribiría los suyos. El tipo era tan mezquino que después de perder horriblemente la batalla de Kadesh contra los hititas, apenas escapando con vida y se vio obligado a firmar un tratado de paz, mandó encargar un mural masivo, mostrando su milagroso triunfo.

Según sus restos momificados, probablemente murió de dolor de muelas.

9. Psamtik III

Psamético El tercero (el último de la dinastía 26) fue solo el faraón durante unos seis meses antes de que una invasión persa a gran escala llegara a la ciudad dirigida por Rey Cambises II. Fue derrotado fácilmente en la batalla de Pelusium y huyó a Memphis donde fue capturado. Psamtik (también conocido como Psammetichus) intentó levantar una rebelión pero fracasó en sus esfuerzos y sabiendo que su ejecución era inminente, bebió sangre de carnero y murió.

Jerjes era el emperador persa cuyos enormes ejércitos fueron derrotados por los griegos, superados en número irremediablemente en la batalla de Salamina, pero también fue considerado un tirano por el pueblo de Egipto. Los egipcios se rebelaron contra él por su completo desprecio por su cultura. Jerjes sofocó la rebelión con una fuerza excesiva y luego obligó a los egipcios a ayudar en el esfuerzo de guerra contra los espartanos y atenienses en Grecia.

(300: no es una representación históricamente precisa)

¿Mencioné cuán terriblemente fracasó su invasión de Grecia?

11. Cleopatra VII

Cleopatra fue el último faraón de Egipto y el último de la dinastía griega de Ptolomeo. Ella jugó un papel integral en el surgimiento del Imperio Romano entre sus notorios asuntos con Julio César y Marc Antony, finalmente perdiendo su trono por Octavio, el primer emperador de Roma. Al enterarse del destino de Antonio, en lugar de ser esclavizada, subyugada o asesinada por los romanos, se suicidó a través de la cobra.

ERIK SLADER

¡Gracias por leer! Si eres fanático del blog, asegúrate de escuchar el Epik falla de la historia podcast y echa un vistazo a mi nuevo & # 8220EPIC FALLAS & # 8221 serie de libros & # 8211 disponible ahora dondequiera que se vendan libros!


Templo de Seti I en las Tierras Sagradas de Osiris

Abydos tiene un lugar especial en el paisaje sagrado del antiguo Egipto, ya que se creía que era el lugar donde fue enterrado Osiris. Por lo tanto, Abydos fue un importante centro de culto para Osiris. Varios templos dedicados a Osiris, todos los cuales estaban ubicados en un área, fueron construidos antes del reinado de Seti I. El Templo de Seti, sin embargo, fue construido en un terreno nuevo al sur de dichos templos.

El templo de Seti se construyó principalmente con piedra caliza, aunque algunas partes se construyeron con piedra arenisca. Aunque el trabajo comenzó bajo Seti, el templo solo se completó durante el reinado de su hijo, Ramsés II. Esto es visible en algunos de los relieves del templo que representan a Ramsés matando a los asiáticos y adorando a Osiris.

Capilla dedicada a Amón Re en el templo de Seti I en Abydos, Egipto. (kairoinfo4u / CC BY NC SA 2.0 )

Aunque Ramsés II completó el templo, la mayoría de los estudiosos creen que la mejor obra de arte del sitio se creó durante la vida de Seti I. Seti hizo que el artista lo representara con muchos de los dioses presentados en el templo y Ramsés agregó algunas escenas con él y su padre, así como representaciones de sus exitosas campañas militares.

Al igual que los templos de sus predecesores, el templo de Seti estaba dedicado a Osiris y consistía en un pilón, dos patios abiertos, dos salas hipóstilas, siete santuarios, cada uno dedicado a una deidad egipcia importante (Horus, Isis, Osiris, Amun-Ra, Ra- Horakhty y Ptah) y uno al propio Seti, una capilla dedicada a las diferentes formas del dios Osiris, y varias cámaras al sur.

Además del templo principal, también había un Osireion en la parte posterior. Los faraones posteriores hicieron varias adiciones al templo, incluidos los de los períodos tardío, ptolemaico y romano.

El Osireion en la parte trasera del templo de Seti I. ( Maria José / Adobe Stock )


Faraones del Antiguo Egipto

Alfiler

¿Qué dios antiguo creían los egipcios que representaba el faraón?

Un faraón era la persona más poderosa del reino en parte debido a su papel como sumo sacerdote de cada templo. Se creía que el faraón era en parte hombre, en parte dios por el pueblo antiguo de Egipto.

Consagrada en el sistema de creencias de los antiguos egipcios estaba la doctrina de que su faraón era una encarnación terrenal de Horus, el dios con cabeza de halcón. Horus era el hijo de Ra (Re), el dios sol de los egipcios. Tras la muerte de un faraón, se creía que se convertiría en Osiris, el dios del más allá, el inframundo y el renacimiento en la muerte y viajó a través de los cielos para reunirse con el sol mientras un nuevo rey asumía el gobierno de Horus en la Tierra.

Establecimiento de la línea de reyes egipcios

Muchos historiadores opinan que la historia del Antiguo Egipto comienza cuando el norte y el sur se unieron como un solo país.

Egipto una vez estuvo formado por dos reinos independientes, los Reinos Superior e Inferior. El Bajo Egipto se conocía como la corona roja, mientras que el Alto Egipto se conocía como la corona blanca. En algún momento alrededor del 3100 o 3150 a. C., el faraón del norte atacó y conquistó el sur, uniendo con éxito a Egipto por primera vez.

Los eruditos creen que el nombre de ese faraón era Menes, posteriormente identificado como Narmer. Al unir el Bajo y el Alto Egipto, Menes o Narmer se convirtió en el primer verdadero faraón de Egipto y comenzó el Reino Antiguo. Menes también se convirtió en el primer faraón de la Primera Dinastía en Egipto. Menes o Narmer está representado en inscripciones de la época con las dos coronas de Egipto, lo que significa la unificación de los dos reinos.

Menes fundó la primera capital de Egipto donde se encontraron las dos coronas anteriormente opuestas. Se llamaba Memphis. Más tarde, Tebas sucedió a Menfis y se convirtió en la capital de Egipto para ser sucedida a su vez por Amarna durante el reinado del rey Akhenaton.

El pueblo creía que el reinado de Menes / Narmer reflejaba la voluntad de los dioses, sin embargo, el oficio formal del rey no se asoció con lo divino hasta dinastías posteriores.

Se cree que el rey Raneb, también conocido en algunas fuentes como Nebra, un rey durante la Segunda Dinastía de Egipto (2890 a 2670 a. C.), fue el primer faraón en conectar su nombre con lo divino, posicionando su reinado como un reflejo de la voluntad de los dioses.

Después del reinado de Raneb, los gobernantes de las dinastías posteriores se fusionaron de manera similar con los dioses. Sus deberes y obligaciones eran vistos como una carga sagrada que les imponían sus dioses.

El faraón y el mantenimiento de Ma'at

El principal de los deberes religiosos del faraón era el mantenimiento en todo el reino de Ma'at. Para los antiguos egipcios, Ma'at representaba los conceptos de verdad, orden, armonía, equilibrio, ley, moralidad y justicia.

Maat también era la diosa que personificaba estos conceptos divinos. Su reino abarcaba la regulación de las estaciones, las estrellas y los actos de los hombres mortales junto con las mismas deidades que habían creado un orden a partir del caos en el momento de la creación. Su antítesis ideológica era Isfet, el antiguo concepto egipcio de caos, violencia, injusticia o hacer el mal.

Se creía que la diosa Ma'at impartía armonía a través del faraón, pero era el faraón el que debía interpretar correctamente la voluntad de la diosa y actuar de manera apropiada en consecuencia.

Mantener a Ma'at había sido una orden de los dioses egipcios. Su preservación es vital para que el pueblo egipcio común disfrute de la mejor vida posible.

Por lo tanto, la guerra fue vista a través de la lente de Maat como una faceta esencial del gobierno del faraón. Se consideraba que la guerra era necesaria para restablecer el equilibrio y la armonía en toda la tierra, la esencia misma de Ma'at.

El Poema del Pentauro escrito por los escribas de Ramsés II, el Grande (1279-1213 a. C.) personifica esta comprensión de la guerra. El poema ve la victoria de Ramsés II sobre los hititas durante la Batalla de Kadesh en 1274 a. C. como la restauración de Maat.

Ramsés II retrata a los hititas como si hubieran arrojado el equilibrio de Egipto al desorden. Por lo tanto, los hititas debían ser tratados con dureza. Atacar territorios vecinos de reinos en competencia no fue solo una batalla por el control de recursos vitales, fue esencial para restaurar la armonía en la tierra. Por lo tanto, era deber sagrado del faraón defender las fronteras de Egipto de los ataques e invadir las tierras adyacentes.

El primer rey de Egipto

Los antiguos egipcios creían que Osiris fue el primer "rey" de Egipto. Sus sucesores, la línea de gobernantes egipcios mortales, honraron a Osiris y adoptaron sus insignias, el cayado y el mayal para apuntalar su propia autoridad, llevando. El ladrón representaba la realeza y su compromiso de guiar a su pueblo, mientras que el mayal simbolizaba la fertilidad de la tierra mediante su uso para trillar trigo.

El cayado y el mayal se asociaron por primera vez con un dios poderoso temprano llamado Andjety que finalmente fue absorbido por Osiris en el panteón egipcio. Una vez que Osiris estuvo firmemente arraigado en su papel tradicional como primer rey de Egipto, su hijo Horus también llegó a estar conectado con el reinado de un faraón.

Cilindros sagrados del faraón y las varas de Horus

Los cilindros del faraón y las varas de Horus son objetos cilíndricos que a menudo se representan en las manos de los monarcas egipcios en sus estatuas. Los egiptólogos creen que estos objetos sagrados se utilizaron en ritos religiosos para concentrar la energía espiritual e intelectual del faraón. Su uso es similar al de los rosarios y los rosarios Komboloi contemporáneos.

Como gobernante supremo del pueblo egipcio e intermediario entre los dioses y el pueblo, el faraón era la encarnación de un dios en la Tierra. Cuando el faraón ascendió al trono, se le vinculó de inmediato con Horus.

Horus era el dios egipcio que desterró las fuerzas del caos y restauró el orden. Cuando el faraón murió, se le relacionó de manera similar con Osiris, el dios del más allá y gobernante del inframundo.

Como tal, a través del papel del faraón de 'Sumo Sacerdote de Cada Templo', era su deber sagrado construir magníficos templos y monumentos que celebraran sus logros personales y ofrecieran reverencia a los dioses de Egipto, quienes le otorgaron el poder de gobernar en esta vida. y que actuará como su guía durante la próxima.

Como parte de sus deberes religiosos, el faraón ofició en importantes ceremonias religiosas, seleccionó los sitios de nuevos templos y decreto qué trabajo se llevaría a cabo en su nombre. Sin embargo, el faraón no nombró sacerdotes y rara vez participó activamente en el diseño de los templos que se estaban construyendo en su nombre.

En su papel de "Señor de las Dos Tierras", el faraón decretó las leyes de Egipto, poseyó toda la tierra en Egipto, dirigió la recaudación de impuestos y libró la guerra o defendió el territorio egipcio contra la invasión.

Establecimiento de la línea de sucesión del faraón

Los gobernantes de Egipto eran generalmente los hijos o herederos adoptados del faraón anterior. Por lo general, estos hijos eran los hijos de la Gran Esposa del faraón y su consorte principal, sin embargo, ocasionalmente el heredero era un hijo de una esposa de rango inferior a quien el faraón favorecía.

En un esfuerzo por asegurar la legitimidad de su dinastía, los faraones se casaron con aristócratas que vinculaban su linaje al de Memphis, que en ese momento era la capital de Egipto.

Se especula que esta práctica comenzó con Narmer, quien eligió Memphis como su capital. Narmer consolidó su gobierno y vinculó su nueva ciudad a la ciudad más antigua de Naqada al casarse con su princesa Neithhotep.

Para mantener la pureza de la línea de sangre, muchos faraones se casaron con sus hermanas o medias hermanas, mientras que el faraón Akhenaton se casó con sus propias hijas.

Los faraones y sus icónicas pirámides

Los faraones de Egipto crearon una nueva forma de construcción monumental, que es sinónimo de su gobierno. Imhotep (c. 2667-2600 a. C.) El visir del rey Djoser (c. 2670 a. C.) creó la imponente pirámide escalonada.

Concebida como el lugar de descanso eterno de Djoser, la pirámide escalonada fue la estructura más alta de su época y marcó el comienzo de una nueva forma de honrar no solo a Djoser, sino también al propio Egipto y la prosperidad que la tierra disfrutó bajo su reinado.

El esplendor del complejo que rodea la pirámide escalonada junto con la imponente altura de la pirámide exigían riqueza, prestigio y recursos.

Otros reyes de la Tercera Dinastía, incluidos Sekhemkhet y Khaba, construyeron la pirámide enterrada y la pirámide de capas siguiendo el diseño de Imhotep. Los faraones del Reino Antiguo (c. 2613-2181 a. C.) continuaron este modelo de construcción, que culminó en la Gran Pirámide de Giza. Esta majestuosa estructura inmortalizó a Keops (2589-2566 a. C.) y demostró el poder y el gobierno divino del faraón de Egipto.

¿Cuántas esposas tenía un faraón?

Los faraones solían tener varias esposas, pero solo una esposa era reconocida oficialmente como reina.

¿Fueron los faraones siempre hombres?

La mayoría de los faraones eran hombres, pero algunos faraones famosos, como Hatshepsut, Nefertiti y más tarde Cleopatra, eran mujeres.

El Imperio de Egipto y la XVIII Dinastía

Con el colapso del Reino Medio de Egipto en 1782 a. C., Egipto fue gobernado por enigmáticos pueblos semíticos conocidos como los hicsos. Los gobernantes hicsos conservaron la panoplia de los faraones egipcios, manteniendo vivas las costumbres egipcias hasta que la línea real de la XVIII Dinastía egipcia derrocó a los hicsos y recuperó su reino.

Cuando Ahmose I (c. 1570-1544 a. C.) expulsó a los hicsos de Egipto, de inmediato estableció zonas de amortiguación alrededor de las fronteras de Egipto como medida preventiva contra otras invasiones. Estas zonas fueron fortificadas y se establecieron guarniciones permanentes. Políticamente, los administradores que dependían directamente del faraón gobernaban estas zonas.

El Reino Medio de Egipto produjo algunos de sus faraones más grandes, incluidos Ramsés el Grande y Amenhotep III (r. 1386-1353 a. C.).

Este período del imperio de Egipto vio el poder y el prestigio del faraón en su apogeo. Egipto controlaba los recursos de una vasta franja de territorio que se extendía desde Mesopotamia, a través del Levante a través del norte de África hasta Libia, y al sur hasta el gran reino nubio de Kush.

La mayoría de los faraones eran hombres, pero durante el Reino Medio, la reina Hatshepsut de la XVIII Dinastía (1479-1458 a. C.) gobernó con éxito como monarca femenina durante más de veinte años. Hatshepsut trajo paz y prosperidad durante su reinado.

Hatshepsut restableció los vínculos comerciales con la Tierra de Punt y apoyó expediciones comerciales de gran alcance. El aumento del comercio provocó un auge económico. Consecuentemente, Hatshepsut inició más proyectos de obras públicas que cualquier otro faraón aparte de Ramsés II.

Cuando Tutmosis III (1458-1425 a. C.) ascendió al trono después de Hatshepsut, ordenó que se retirara su imagen de todos sus templos y monumentos. Tuthmose III feared Hatshepsut’s example might inspire other royal women to ‘forget their place’ and aspire to the power Egypt’s gods had reserved for male pharaohs.

The Decline of Egypt’s Pharaohs

While the New Kingdom elevated Egypt to its loftiest successes militarily, politically and economically, new challenges would present themselves. The supreme power and influences of the office of pharaoh began a decline following the highly successful reign of Ramesses III (r.1186-1155 BCE) who ultimately defeated the invading Sea Peoples in an attritional series of battles waged on land and at sea.

The cost to the Egyptian state of their victory over the Sea Peoples, both financial and in terms of casualties was catastrophic and unsustainable. Egypt’s economy began a steady decline following the conclusion of this conflict.

The first labour strike in recorded history took place during the reign of Ramesses III. This strike seriously questioned the pharaoh’s ability to fulfil his duty to maintain ma’at. It also posed troubling questions as to how much Egypt’s nobility really cared for the wellbeing of its people.

These and other complicating issues proved instrumental in ending the New Kingdom. This period of instability ushered in the Third Intermediate Period (c. 1069-525 BCE), which drew to an end with an invasion by the Persians.

During Egypt’s Third Intermediate Period power was shared almost equally between Tanis and Thebes initially. Real power fluctuated periodically, as first one city, then the other held dominion.

However, the two cities managed to rule jointly, despite their often diametrically opposed agendas. Tanis was the seat of a secular power, while Thebes was a theocracy.

As there was no real distinction between one’s secular and religious life in ancient Egypt, ‘secular’ equated to ‘pragmatic.’ Tanis rulers came to their decisions according to the often-turbulent circumstances confronting them and accepted responsibility for those decisions even though the gods were consulted during their decision-making process.

The High Priests at Thebes consulted the god Amun directly on every aspect of their rule, placing Amun directly as the real ‘king’ of Thebes.

As was the case with many positions of power and influence in ancient Egypt, the king of Tanis and the High Priest of Thebes were frequently related, as were the two ruling houses. The position of God’s Wife of Amun, a position of significant power and wealth, shows how ancient Egypt came to an accommodation in this period as both daughters of the rulers of both Tanis and Thebes held the position.

Joint projects and policies were frequently entered into by both cities Evidence of this have come down to us in the form of inscriptions created at the direction of the kings and priests. It seems each understood and respected the legitimacy of the other’s rule.

After the Third Intermediate Period, Egypt was unable to once again resume its previous heights of economic, military and political power. In the latter part of the 22nd Dynasty, Egypt found itself divided by civil war.

By the time of the 23rd Dynasty, Egypt was fragmented with its power split between self-proclaimed kings ruling from Tanis, Hermopolis, Thebes, Memphis, Herakleopolis and Sais. This social and political division fractured the previously united defence of the country and the Nubians took advantage of this power vacuum and invaded from the south.

Egypt’s 24th and 25th dynasties were unified under Nubian rule. However, the weakened state was unable to resist successive invasions by the Assyrians, as first Esarhaddon (681-669 BCE) in 671/670 BCE and then Ashurbanipal (668-627 BCE) in 666 BCE. While the Assyrians were eventually driven out of Egypt, the country lacked the resources to beat back other invading powers.

The social and political prestige of the office of pharaoh waned precipitously following the Egyptian defeat by the Persians at the Battle of Pelusium in 525 BCE.

This Persian invasion abruptly ended Egyptian autonomy until the emergence of Amyrtaeus (c.404-398 BCE) 28th Dynasty in the Late Period. Amyrtaeus successfully freed Lower Egypt from Persian subjugation but was unable to unify the country under Egyptian rule.

The Persians continued to reign over Upper Egypt until the 30th Dynasty (c. 380-343 BCE), of the Late Period once again unified Egypt.

This state of affairs failed to last as the Persians returned once more invading Egypt in 343 BCE. Thereafter, Egypt was relegated to the status of a satrapy until 331 BCE when Alexander the Great conquered Egypt. The Pharaoh’s prestige declined still further, after the conquests of Alexander the Great and his founding of the Ptolemaic Dynasty.

By the time of the last pharaoh of the Ptolemaic Dynasty, Cleopatra VII Philopator (c. 69-30 BCE), the title had given up much of its lustre as well as its political power. With Cleopatra’s death in 30 BCE, Egypt was reduced to the status of a Roman province. The military might, religious cohesion and organizational brilliance of the pharaohs had long faded into memory.

Reflexionando sobre el pasado

Were the ancient Egyptians as all-powerful as they appear or were they brilliant propagandists who used inscriptions on monuments and temples to claim greatness?


Famous Pharaohs

For thousand years Egyptian civilization was ruled by royal dynasties. Some of them were very famous in history for their works that they had left behind. The magnificent tombs and monuments that were raised in their honor tell us a lot about their lifestyles and how they belong to that particular era. Pharaohs usually succeed to the throne through royal birth. But there were some accounts where military commanders, such as, Horemheb came to the power. Generally, the rulers of the Egypt were men but there were some accounts of few women to be made pharaoh. The most famous of them was Queen Cleopatra VII, who ruled Egypt in 51 B.C.

Here are the brief accounts of some famous pharaohs who ruled Egypt with utmost zeal.

Khufu (reigned 2589 - 2566 B.C):
Khufu was the second pharaoh of the fourth dynasty. He was the one who was famous for building the Great Step Pyramid or in other word, the Great Pyramid of Giza. This is one of the Seven Wonders of the World.

Khafra (reigned 2558 - 2532 B.C.):
He was the pharaoh of Egypt in the fourth dynasty. According to the historian and Egyptologist he was the son and successor of Khufu. Khafra was famous in Egyptian history for building the Second Pyramid at Giza and the Sphinx that guards it.

Amenhotep I (reigned 1525-1504 B.C.):
Amenhotep I was the second pharaoh of the 18th dynasty of Egypt. He inherited the throne from his father through military conquest and kept his dominance over Nubia and Nile Delta. Both he and his mother were credited for opening a worker village at Deir el-Medina.

Hatshepsut (reigned 1498-1483 B.C.):
She was the fifth pharaoh of the 18th dynasty. According to the Egyptologist and the historians, she was one of the most successful pharaohs. She reigned longer than any other women of the Egyptian dynasty. On death of her husband she was appointed as the ruler of Egypt, until her stepson Thutmose III was old enough to take the charge. But she was very ambitious and had crowned herself as the pharaoh of the Egypt. The walls of her temple at Deir el-Bahri, show the exotic tips of her famous trading expeditions in the land of Punt.

Thutmose III (reigned 1479-1425 B.C.):
He was the sixth pharaoh of the 18th dynasty. He ruled the Egypt along with his step mother Hathepsut. He also served as the head of his stepmother army, and was very famous for his valor and as a brave warrior king. Unconcerned about his own safety he marched in to the battle and won the famous battle of Megiddo and then later al Kadesh.

Tutankhamun (reigned 1334-1325 B.C.):
He was the youngest pharaoh in the Egyptian history. He ascended to the throne at an age of nine or ten and died at an age of 18. Tutankhamun was famous for his tomb in the Valley of the Kings, which was laden with many amazing treasures.

Akhenaten (reigned 1379-1334 B.C.):
He was the pharaoh of the 18th dynasty, and was famous in history for religious revolution. Egyptian believed in many gods, but when Akhenaten came into power he introduced the worship of one god that is the Sun God Aten. He built many massive complexes in honor of the Sun God Aten. The style of art which flourished during this period was certainly different from the other Egyptian arts.

Ramses II (reigned 1279-1212 B.C.):
He was the third Egyptian pharaoh of the 19th dynasty. He was also regarded as the most powerful pharaoh of the Egyptian empire. He built many pretty temples and defeated the Hittites at the battle of Kadesh in 1274 B.C. Among many other queens his chief queen, Nefertari, was beautiful. Carvings of this beautiful queen can be seen on the Ramsses II's temple at Abu Simbel. He lived a long life, and died at an age of 92. His successors often referred him as the "Great Ancestor".


Ver el vídeo: TUTANKAMÓN, AKENATÓN Y RAMSES II - FARAONES - DOCUMENTAL EN ESPAÑOL